, ,

Imágenes De Santa María De Guadalupe

nuestra-senora-de-guadalupe

Que tal amigos, amigas, amados hermanos y hermanas del Guadalupismo en todo el mundo, tengan un fraternal saludo en nombre del Señor y sean bienvenidos a la plática de hoy.

imagenes-de-la-virgen-maria-de-guadalupe
nuestra-senora-de-guadalupe

Ahora como siempre tenemos unas bellísimas Fotos De Santa María De Guadalupe, y hablaremos sobre el amor inconmensurable de Dios para con nosotros, ese amor manifestado a Juan Diego, esa ayuda y consuelo que nos ofrece a todos sus hijos, la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios por quien se vive.

fotos-de-santa-maria-de-guadalupe

 

Imágenes De La Virgen María De Guadalupe

imagenes-de-santa-maria-de-guadalupe

Ahí está María, ahí está su Mensaje de Amor, vigente y dispuesto a tranquilizar nuestros corazones, así como pudo evangelizar a cientos de indígenas, así como pudo consolidar su fe, otrora tiempos milagrosos, puede ahora, como lo ha hecho a lo largo de estos 479 años, ayudarnos a revalidar nuestra fe, cristianizar a los pecadores, acercar a los que se alejan del camino, pero debemos acudir a Ella, a Nuestra Señora De Guadalupe y escuchar su mensaje, confiarnos y aferrarnos a su cobijo un mensaje antiguo pero efectivo, un mensaje de amor y presente como lo está el Señor con todos sus hijos.

 

 Virgen De Guadalupe Oración

 

virgen-de-guadalupe-oracion

Oh Santísima Señora de Guadalupe! Esa corona con que ciñes tus sagradas cienes publica que eres Reina del Universo. Lo eres, Señora, pues como Hija, como Madre y como Esposa del altísimo tienes absoluto poder y justísimo derecho sobre todas las criaturas.

Siendo esto así, yo también soy tuyo; también pertenezco a tí por mil títulos; pero no me contento con ser tuyo por tan alta jurisdicción que tienes sobre todos; quiero ser tuyo por otro título más, esto es, por elección de mi voluntad.

Ved que, aquí postrado delante del trono de tu Majestad, te elijo por mi Reina y mi Señora, y con este motivo quiero doblar el señorío y dominio que tienes sobre mí; quiero depender de tí y quiero que los designios que tiene de mí la Providencia divina, pasen por tus manos.

Dispón de mí como te agrade; los sucesos y lances de mi vida quiero que todos corran por tu cuenta. Confío de tu benignidad, que todos se enderezarán al bien de mi alma y honra y gloria de aquel Señor que tanto se complace en todo el mundo. Amén.

 

Comentarios

comments

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *